Poetry



Tuesday, July 6th, 2010

 

Mi Sombra
JM.Persánch


Mi sombra, fiel compañera,
allá donde me dirijo, tú no tienes sitio.
Has sido la mitad de mi vida, también testigo
de mis penas y glorias, de mis enredos divertidos,
de mis miserias y de mis éxitos furtivos, puro sin sentido,
y también del amanecer de mis días, día tras día.
Tic tac, tic tac, tic tac.
Hemos envejecido juntos, conocido
y acariciado las palabras más bellas,
hemos sido un cuerpo en dos partes,
yo, pecador, tú, espiritual,
contigo viví experiencias fascinantes,
te quise tanto que compartí hasta mis amantes,
Tic tac, tic tac, tic tac.
Ya me voy, y no te puedo traer conmigo,
que dolor tan grande ¿Me echarás de menos?
Cuida de mis hermanos y padres…
Tic tac, tic tac,
a las cinco de la tarde.

(Silencio.
Ya debo estar muerto. No veo a mi sombra,
quizás sea porque aquí todo esta un poco oscuro,
o porque no tengo los ojos abiertos.
Más silencio.
No siento nada.
Ni escucho el tic tac del reloj viejo.
Antes molesto, ahora añorado.
Ya debo estar muerto. Ya soy un hombre sin su sombra.)

 

*****

 

La libertad del silencio
JM.Persánch


Yo,
Camino, camino, camino…
y por más que doy pasos al frente,
tu sombra me sigue junto a mi destino,
y por más que quiero perderte,
siempre estás ahí presente;

Y yo,
Me alejo, me alejo, me alejo…
o eso creía, yo, un libre ignorante.

Estoy enfermo.
Estamos enfermos.
Tú, también:
porque ambos cargamos
con la miseria de nuestros amos,
porque ambos llevamos
el peso del hambre en las manos,
y porque a la espalda llevamos
el corazón a cuestas y nunca descansamos

(y nos han hecho creer que es normal)

...

La libertad del silencio,
lo sé y así lo sentencio:
son pasos a la deriva,
¿para abajo, para arriba?
ya harto del desprecio
ni siquiera diferencio,
pues no le encuentro alternativa.

Tumbos al este y al oeste,
y un cielo que airea la peste,
de vicios libres de ser perdonados
por otros libres ignorantes declarados,

(como tú y como yo)

de vicios pobres maleducados,
de desterrados y arrogantes

(como nosotros y como ellos,
como el pueblo y sus tunantes)

El silencio es un fiel mensajero,
a la vez visitante y prisionero,
que hace caso a su dueño

(ni tú ni yo)

mientras ensueño en mi empeño,
que pronuncio mis últimas palabras
para cumplir mi última promesa
a mi linda princesa,
que mi alma pesa
cuando ella besa
los vacíos labios
de un muerto por agravios.

Somos almas silenciosas
y almas angustiosas

(vagando por la tierra
como almas en pena)

Somos nadie.

(menos aún, somos nada)

Somos tímidos suspiros rebeldes,
más que frágil, endebles.

Somos lo que nos dicen que somos.

(Somos algo que no somos)

Somos la boca abierta,
los ojos cerrados.
y las manos sangrientas.
Somos la pena de ser libres,
y somos su lágrima seca,
somos la ventana abierta,
y la manzana hueca.

Somos y no somos,
Como
buenos
fieles
libres
ignorantes.

 

*****

 

Tuesday, May 18th, 2010


El pasado de los años
JM.Persánch


Me pidieron tantas cosas,
que decidí olvidarlas, todas,
una a una:
allí, junto al reloj,
donde los sueños se abandonan;
allí, junto al reloj,
donde el tiempo pierde su nombre,
allí donde, día tras día, muere el presente,
allí, donde el pasado encuentra dos caminos,
(caminos… aminos… inos…)
en los que siempre te apareces,
o yo siempre te encuentro, aún despierta,
al final del viaje, manejando los hilos
de una infancia avocada a su sino…

Los años cobran vida, y con ellos mis recuerdos
se despiden de mi cuerpo, la infancia da paso a los años,
y éstos al olvido, de tantas cosas, que, una a una,
alguien habrá redescubierto, allí, junto a aquel reloj,
donde de mí hiciste un hombre, donde las caricias
nos las repartíamos en anarquía, y los besos sonaban huecos,
junto a ese reloj donde el tiempo es eterno, y los recuerdos compartidos,
donde antes que yo, otros vivieron, donde después de mí,
ya nada saber quiero, donde te amé por primera vez,
y hoy no es más que el pasado de mis años,
y de un te quiero.


*****


Mi tiempo no es oro
JM.Persánch


Me das asco. Eres sucio, pares la guerra,
la envidia, la cerrazón, y matas a tu madre la tierra.
No contento con eso, nos haces esclavos,
¿Qué tendrás que a todos convences?

-¡Que vivan los vagabundos y los vagos!

-¡Que vivan!
-¡Que vivan!

Me das asco. No me mires a la cara…
Eres como un amante consentido, engreído,
acostumbrado a salirse siempre con la suya,
eres un significado muerto para la salud,
eres el cebo de la tentación y la falsedad,
y tu codicia no tiene cura, boca obscena,
eres el rey de la pena, porque a nadie amas.

¡Es más rico el que no necesita que el que tiene!

Señor don dinero:
mi tiempo no es oro,
mi tiempo es vida,
y mi vida,
 no está en venta.

 

*****

ESBOZO BIOGRÁFICO CURRICULAR:
José M. Pérez Sánchez (JM.Persánch)

Licenciado en Filologías Inglesa e Hispánica por la Universidad de Cádiz; comenzó su Doctorado en el Bienio 2004-2006, su área de investigación es interdisciplinar. Tiene interés en Estudios Culturales,  Estudios Fílmicos, Sociología e identidades comparadas, Lengua y literatura, el Andaluz, entre otros temas. Es escritor de poesía, relatos, novela, ha publicado artículos en revistas académicas de Historia, Humanidades, y también en revistas literarias. Recientemente fue Profesor EFL en Cavendish School of English (Bournemouth, UK) y actualmente es director fundador del Grupo Literario Palabras Indiscretas y responsable de la secciones de Estudios Hispánicos y Creación Literaria en la Revista Sarasuati. (Para más información acuda a la web oficial del autor)

Abierto a proyectos, propuestas, colaboraciones.

e-mail de contacto: jm.persanch@live.com
Sitio oficial del autor: jmpersanch.webs.com

*****

to the top...